Preescolar

¿Cómo preparar a tu niño para el preescolar? 

El cambio de la rutina de la casa al ambiente del preescolar suele ser difícil para algunos niños. Incluso para muchos que han asistido a cuidados infantiles o guarderías. 

Esta transición repentina de un ambiente a otro completamente distinto, donde no sabe cómo actuar y no tiene a la figura de apego (la madre), crea en el niño una sensación de angustia que puede provocar llanto, estrés y desesperación. 

Es fundamental que los padres de niños pequeños o en estado gestación conozcan estas tareas, pues, mientras más temprano mejor respuesta a los cambios tendrá el niño. La idea de este post es dotar a los padres de herramientas prácticas a la hora preparar al niño para el preescolar.  
Involucra al niño en actividades sociales 

Los niños que han tenido poca socialización con otros niños durante el periodo de los 0 a los 4 años, son a los que más trabajo les cuesta la adaptación; en vista de que entra en un espacio donde debe compartir, colaborar y compartir normas comunes con otros niños. 

Es fundamental que el niño antes del preescolar se relacione con otros niños de su misma edad para jugar y aprender normas sociales. La primera clave es involucrar al niño con otros niños. 
Habla con el niño sobre el cambio  

Muchos padres omiten a sus niños información sobre lo que es el preescolar y qué le espera allí. Recordemos que las ideas que generes en él o ella tempranamente serán mejor asimiladas. 

Se recomienda hablar con él sobre las actividades que va a realizar, llevarlo a conocer previamente la escuela y el aula. De ser posible que el niño conozca a la maestra y por lo menos sepa quién es. Todo esto anticipa al niño de futuros dilemas. 

Aprende a despedirte  

El momento de la despedida suele ser el más doloroso tanto para la madre como para el niño. Muchos padres no saben cómo despedirse del niño y se ven en la obligación dejarlo llorando y suplicando al padre que no lo deje solo. 

Los padres deben practicar con sus niños –de forma didáctica- la despedida que los caracterice. Es decir un tipo de “ritual” bajo el cual el niño quede satisfecho y confiado del padre. Puede ser cantar una canción o hacer un juego. 

Siempre se debe poseer un tiempo extra ante cualquier eventualidad que se pueda presentar en el momento de la despedida, luego el niño se acostumbrará.